domingo, 19 de octubre de 2014

¿Cómo se liga más, con perro o con bebé?

No es que esté en crisis matrimonial ni busque aventuras de faldas, pero reconozcámoslo, la discusión es un eterno debate sin un claro veredicto, ¿cómo se liga más, con un perro o con un bebé?. Cada uno tendrá su opinión y sus propias experiencias personales y si alguien puede rivalizar en atractivo con un bebé es el mejor amigo del hombre, el inseparable compañero canino. Os cuento mi experiencia.
La última vez que tuve un perro fue hace más de 15 años, era un Schnauzer mini, era de la familia y yo no era su dueño. Sé que la pertenencia de un perro une mucho y que los propietarios están tan apegados a sus animales que de la complicidad de unos y otros surge una comunidad casi instantánea.
Bueno los dueños de perros lo sabéis mejor que nadie. Yo apenas pude descubrirlo porque no era el cuidador y los paseos con Ralf (así se llamaba) fueron contados y a deshora con poca gente en la calle. Pero hay hasta estudios que aseguran que se liga más. La verdad es que hay estudios para todo….
Yo mismo podría probar esa teoría ahora mismo desde el otro lado de la correa, los sin perro. No vayáis a pensar mal. mi hijo pequeño es un loco de estos animales, cada vez que ve uno, grita, "perro, perro" y les sigue para tocarlos. Algunos tienen dueña y yo hablo con ellas, lo justo para preguntar por el nombre del animal y si es seguro tocarle. No sé si este acercamiento contabiliza como ligue, pero casi todos los días ocurre. Es inevitable, los perros y las motos le vuelven loco y me arrastra hacia ellos.

Bueno, ahora voy a lo que conozco mejor, el mundo del bebé. Pués no he encontrado muchas referencias en Google sobre el asunto. Tal vez usar un niño para ligar es un tema tabú, qué sé yo. Yo por mi experiencia os puedo decir que un bebé es como un imán para todo tipo de personas, especialmente las mujeres. Les despierta el espíritu de la maternidad y el reclamo parece irresistible.
Sólo he vivido algo parecido en unos carnavales en Venecia con uno de los disfraces más cutres que he usado. De bombero-torero de color naranja butano. La puesta en escena cuidada, eso sí, incluía hasta una media en el paquete cual matador real y una cuadrilla con otros dos amigos tan matados como yo. Y no paraban de venirnos mujeres, en vano porque en el grupo estaba mi mujer que ya esperaba nuestro primer hijo. Pero si estáis libres….probar a ir de torero cutre en Venecia.
Bueno, volviendo al tema bebé, las mujeres se acercan hechizadas. Es su sonrisa, su mirada traviesa, su idioma infantil impredecible, sus salidas sorprendentes. Qué os voy a contar, un bebé tiene un carisma irresistible. Y aquí llega la diferencia sustancial. El niño es tan angelical que te eclipsa totalmente.
En Venecia el cutre-disfraz me daba algo indescifrable, por alguna razón me hacía parecer sexy. No me preguntéis por qué, es todo un misterio para mí. Aquí el pequeño es el gran protagonista. Además, a lo mejor me equivoco, pero el espíritu de maternidad que puede provocar un bebé no casa con la líbido sexual, aunque tal vez si te llamas Olvido Hormigos….
Bueno, a parte de que utilizar a un bebé para ligar es algo cuestionable es también ineficaz. Así que si necesitáis una ayuda, recurrir al perro.
Y a vosotros, ¿alguna vez os ha funcionado alguno de los dos métodos?